Juan José Guardia Polaino
Juan José Guardia Polaino

Juan José Guardia Polaino

LOS EXILIOS DE LA SANGRE

Los consumidores de este género literario estamos de enhorabuena, dado el caso de la publicación por la editorial de Puertollano C&G del último poemario del escritor, dramaturgo y poeta Juan José Guardia Polaino, nacido en Villanueva de los Infantes, Ciudad Real (1956)

Es la génesis de su dialéctica la que dictamina su lenguaje, la que transita por el devenir de su pensamiento para transformar la idea que recibe en una letanía tan precisa e interesante para unos, como incómoda y visceral para otros. El caso es que este hombre, cargado de pasión hasta la médula, no para de instigar al mal para poner en evidencia sus tropelías.

Los exilios de la sangre es un poemario que desnuda la mentira hasta dejarla en cueros. No le duelen prendas a su autor a la hora de señalar a los  responsables de este genocidio enmascarado que el hombre de a pie ha padecido en el transcurso de su historia, y que sufre aún a día de hoy y quedará resignado, de por vida a ello, si no se restablece en su pensamiento la capacidad de observación crítica que ha de prevalecer ante los miles de hechos delictivos, de acoso y derribo que aún se fraguan,  mermando así su capacidad para vivir en paz, armonía y libertad en un mundo tan insolidario como ajeno a las circunstancias de los demás.

Palabra a palabra, el poeta va configurando a través de los versos de este poemario la hegemonía y la idiosincrasia del hombre a batir por sus propios congéneres y es que el ser humano tiene mucho de qué hablar y mucho por lo que pedir perdón, pero ni los poderes fácticos ni el adoctrinamiento encubierto por las diferentes religiones son incapaces de mitigar este “exilio de la sangre” tan actual en nuestros días y no tan lejano de nuestras fronteras.

Juan José Guardia Polaino, el poeta que nos enriquece culturalmente con este libro, acerca a nuestros días, de un modo didáctico, reminiscencias mitológicas de  una vieja pero inteligente cultura griega y nos sumerge en el estadio universal de su pensamiento crítico para evidenciar los engaños y crímenes cometidos con total impunidad por los altos poderes. Un vasallaje continuo contra la decencia, la esperanza y la libertad de pensamiento en el ser humano.

Un canto aguerrido  lo vincula al espíritu de lo fraterno, en clara defensa de cada una de las gotas de la sangre del ser humano, y defiende cada uno de los versos basándose en una rica filosofía nacida de su sentido de la equidad y del compromiso adquirido por su propia sangre a través de la experiencia vivida y del conocimiento recogido de sus provechosas lecturas.

Su repaso por la historia antigua del hombre y sus interminables exilios nos pone en guardia y asemeja tales desmanes a otros tantos que, hoy en día, se repiten en varios países de este mundo desnortado.

Un toque de atención, a nuestras conciencias, para que no caigamos en el desorden y la desidia y combatamos hasta destruir las bases donde se sustenta la inquina de esta oligarquía cancerígena que ha metastatizado con su soberbia ilimitada la soberanía de los hombres y sus pueblos forzándolos a la vez a exiliarse de todo vínculo afectivo, moral e intelectual que como ser humano, indudablemente, le es anejo.

Los exilios de la sangre acoge entre sus 115 páginas una parte de la arquitectura esencial construida por aquellos que pretenden ser dioses en una tierra cuyo vientre es capaz de alimentar a todos sus hijos, como una madre buena. Pero la envidia, el afán de protagonismo, la astucia, el propósito de ser más que nadie y ese viejo antagonismo que nace en nosotros da como resultado, la vuelta a los exilios de la sangre de los que el poeta nos advierte comparte y narra.

Juan José Guardia Polaino, austero en sus percepciones y posteriores análisis, contempla la vida desde un escenario intelectual y pragmático donde la incomodidad que le producen tantas noticias devastadoras eleva a la muerte como protagonista y le causa esa desolación que lleva impresa en su gesto, en sus letras y como sabedor de cuanto le rodea, acudió a la razón que es una brillante consejera a la hora de discernir sobre las diferentes voluntades para la elaboración de este libro.

Todo un acierto. Coherente, sagaz, disciplinado y permisivo con la palabra nos deja impreso su fuerte carácter junto a una humildad que estremece. Esa manía tan suya de llamar a las cosas por su nombre le sigue haciendo grande.

Totalmente recomendable.

flecha

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *