Elisabeth Porrero Vozmediano

—Articulista y poeta—

01.- Aporte un breve resumen de su biografía.

Nací en Ciudad Real, en septiembre de 1977. Estudié Ingeniería Química en la Facultad de Químicas de mi ciudad natal y también idiomas. Hablo inglés, francés e italiano. Desde 2006 soy Profesora de Educación Secundaria y he trabajado cuatro años como Asesora Técnica Docente en la Delegación de Educación, Cultura y Deportes de la JCCM.

En cuanto a la literatura puedo decir que escribo desde que tenía 6 años aproximadamente. He escrito cuatro libros: 

          -“Peregrino de sueños”, Editorial: BAM, Excma. Diputación Provincial de Ciudad Real.

          -“Tratado de Ciencias Inexactas”: Editorial Huerga y Fierro.

          -“Las rosas de los lunes” y “El asombro en la piel”, que fueron publicados junto a la Revista de creación literaria MANXA.

También he participado en numerosos poemarios colectivos del Grupo de Comunicación Oretania y en antologías del Grupo Literario Guadiana o en el poemario “Inmaduros, 26” (JCCM).

He impartido talleres literarios en la Universidad Popular de Ciudad Real.

He participado en recitales poéticos en centros culturales, aulas hospitalarias, aulas penitenciarias, residencias de ancianos, bibliotecas, Colegios de Educación Infantil y Primaria, Institutos de Educación Secundaria…

He participado en encuentros poéticos en Madrid, Toledo, Alicante o Jaen entre otros.

He tenido la suerte de haber obtenido premios en diversos lugares de la geografía española tanto en poesía como en cartas de amor.

Colaboro en prensa escrita con una columna de opinión quincenal y también en programas de radio y televisión.

 

02.- ¿Qué palabras de aliento dedicaría una escritora con alma de poeta, como usted, a un mundo que sobrevive a duras penas gracias a lo que aún le queda de naturaleza, somos tan cainitas con nuestro entorno?

Yo soy una convencida y férrea defensora de la madre naturaleza. Me encantan los árboles, suelo abrazarlos y les dedico muchos poemas y artículos. Nos regalan el oxígeno y, por tanto, nos dan vida. El agua nos compone y nos alimenta. No podemos seguir tratando así al planeta. Hay que agradecerle, con nuestros actos, todo lo hermoso que nos da, todos esos regalos que nos hace y que posibilitan nuestra existencia.

Los paisajes naturales son, además, una fuente de inspiración y belleza.

 

03.- ¿Su palabra escrita ha de enfrentarse a diferentes estados de ánimo o solo escribe cuando se le transmite acomodo y sosiego  desde el origen de su pensamiento?, ¿de dónde le viene esa noble vocación y desde cuándo lo transmite?

Escribo desde distintos estados de ánimo y desde los cambios que van surgiendo en mi personalidad con los años y la experiencia de vida. Ahora escribo de un modo más intimista. Siempre escribimos de lo que somos. Yo, por ejemplo, me refiero mucho a los paisajes porque me encanta viajar y observar todo lo que me rodea en cada momento.

Se dice que se crea más desde la tristeza y lo entiendo porque la alegría la expresamos de un modo más expansivo, sin mirar tanto a nuestro interior. Pero, por supuesto, también se puede crear desde el optimismo y transmitir mensajes de esperanza.

Empecé a escribir porque me gustaba mucho leer cuentos. Siempre le agradeceré a mis padres que me los compraran desde que aprendí a interpretar las palabras. Supongo que en alguno vendría algún poema y yo quise imitar aquello que veía desde esos ojos de la infancia.

 

04.- Puedo imaginar que la sonrisa que dibuja en su rostro es el producto de una filosofía de vida programada desde la resistencia para contrarrestar los infortunios a los que se expone, ¿cómo es por dentro Elisabeth Porrero?

Sobre todo es una persona que observa mucho y a la que le gusta pedir consejo y escuchar distintas opiniones.

También procuro valorar mucho todo lo que tengo y disfrutar de cada pequeño momento y detalle de la vida.

 

05.- ¿Cómo, siendo de ciencias, se dejó llevar por lo sensitivo, el romanticismo y por todo aquello que sostiene la poesía y agranda los sentidos?

Me gusta decir que soy de ciencias pero tengo el alma de letras. Desde siempre me encantó leer y ver obras de teatro pero también me gustaba estudiarme la tabla periódica y los distintos elementos. En mi poemario “Tratado de ciencias inexactas” dedico poemas a las matemáticas, a la física o a la química.

Considero que en todas las materias que se estudian en la escuela hay algo hermoso, todas nos ayudan a construirnos mejor.

 

06.- “Tratado de ciencias inexactas” viaja a nuestro presente desde el alma creativa de “Peregrino de sueños”. ¿De qué nos habla en su último trabajo editado?, ¿qué evolución ha experimentado su poética en este periodo de cuatro años?

El último poemario editado es “Tratado de ciencias inexactas”, que es un homenaje a la escuela y a la figura de esos maestros y maestras que tanto nos enseñan a lo largo de nuestro camino vital. La vida es un constante e infinito aprendizaje.

Mi próximo poemario, que saldrá esta primavera, habla de mi momento vital, del encuentro conmigo misma y de todos esos lugares a los que me aferro en el camino diario.

 

07.- ¿A qué distancia se encuentra el bien del mal, el amor del odio, la ilusión del desencanto, la lealtad de la traición en su obra literaria?

El alma humana es un pozo infestado de contradicciones decía Saramago, uno de mis escriores favoritos.

Siempre he intentado alejarme del odio. Respecto a sensaciones contrarias como la alegría y la tristeza, la esperanza y el desánimo u otras que se alternan, por supuesto que aparecen en mi obra puesto que estoy convencida de que en nuestra manera de escribir se refleja nuestra manera de ser y en todas las personas existe el ying y el yang.

 

08.- ¿Qué le proporciona, como articulista, el asociacionismo?, ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes?, ¿restringe de algún modo su libertad?

Pertenezco a varias asociaciones. Compartir con los demás siempre es enriquecedor, nos aporta diferentes puntos de vista y no ayuda a aprender muchísimo. Escribo mucho de todo lo que aprendo.

En cualquier grupo humano pueden aparecer diferencias, claro está, pero ellas contribuyen aún más a que labremos de un modo más sabio la persona que somos.

 

09.- Casi todas las personas vinculadas a la literatura tenemos una personalísima definición de lo que es la poesía. Díganos, por favor, la suya.

       Es el lenguaje en el que hablan mis sentimientos. El lenguaje en el que yo necesito expresarme.

       Las palabras son un patrimonio inmenso y maravilloso que nos ayuda a ser quienes somos. Me encanta poder llegar a las personas que me leen a través de la magia que desprenden.

 

10.- ¿Cree que influye en la creación literaria haber nacido bajo un determinado signo del zodiaco?, ¿qué género literario no ha trabajado aún y por qué motivo?

Soy libra, nací en otoño y dicen las características generales de ese horóscopo que los nacidos bajo su influencia somos amantes de las artes. En mi caso esto último es verdad porque me encanta la música, la pintura, el teatro o el cine, además de la literatura.

Es posible que haber nacido en septiembre sea la causa de me encanten los árboles y encuentre en la naturaleza una constante fuente de inspiración que me lleva a escribir sobre ella y desde ella, como he comentado anteriormente.

No me he atrevido con la novela, no sé si algún día lo haré. Veo que requiere un inmenso trabajo de documentación, rutinas y corrección. No sé si alguna vez me encontraré dispuesta, con el tiempo, la experiencia y las ideas y datos precisos para llevar a cabo esa empresa.

 

11.- ¿Qué poetas tienen asignado un puesto en los estantes de su domicilio?, ¿a quiénes  escudriña con más asiduidad?, ¿qué articulista —hombre o mujer— contemporáneo español le llama su atención?

Como poetas me llegan mucho al corazón y suelo leer habitualmente a Joan Margarit, Eloy Sánchez Rosillo, Ana Montojo, María Luisa Mora, Elvira Sastre…

De los clásicos me quedo con Luis Cernuda, Ángel González, Lorca y Miguel Hernández.

Como articulistas puedo destacar a Rosa Montero o el fallecido Javier Marías, al que siempre he admirado mucho como novelista también.

En cuanto a novela quiero destacar a Jose Saramago, en quien encontré una prosa poética bellísima.

 

11.- Defínase como poeta, desde su perfil como ingeniera química, y pónganos un ejemplo de esa lucha que sostiene para conseguir el tiempo que necesita.

Como he dicho antes soy muy observadora. Tanto en los artículos como en los poemas procuro contar todo aquello que veo y aprendo mientras observo y, sin duda, puede que ese interés por analizar provenga de mi formación científica. Me encantan las matemáticas, los números me resultan también apasionantes, están constantemente presentes y nos definen mucho más de lo que pensamos.

Respecto al uso del tiempo puedo decir que soy una persona muy activa y aunque, a veces, necesitaría que los días contasen con más de veinticuatro horas procuro compaginar el trabajo y mi vida personal lo mejor que puedo para disfrutar de ambas cosas.

 

13.- ¿Qué palabra suya se expone más ante el potencial lector, la de articulista o la de poeta?

Escribo artículos más a menudo que poemas. Mi columna es quincenal y los poemas surgen de la necesidad de componerlos o de las convocatorias a diferentes encuentros o poemarios.

El lector, por tanto, se encuentra más frecuentemente con mis artículos y en ellos procuro, sin duda, todo lo que aprendo de mi manera de observar la realidad cotidiana. Creo que quien los lea habitualmente, sin duda, acaba conociéndome mucho.

 

14.- ¿Qué asignatura pendiente ha de superar España para que se respeten tanto sus decisiones como su identidad territorial?, ¿cree que estamos abocados a un cataclismo sociocultural sin visos de acuerdo alguno?

Espero que no estemos abocados a ese cataclismo. España es un increíble mosaico de paisajes,   culturas y tradiciones maravillosos. Creo mucho en el diálogo, sin duda debería ser la herramienta para lograr ese respeto.

 

15.- Valore esta entrevista y rubríquela.

Esta entrevista ha supuesto un recorrido por mi interior como persona y por el modo en que reflejo mi personalidad en mi obra.

Me ha resultado muy interesante responderla puesto que me ha ayudado a conocerme mejor y me gusta contar cómo soy y cómo escribo para que las persona que me leen puedan conocerme de un modo más cercano.

                                                                                                                 Firma: